Historia del Cacao

Theobroma cacao es el nombre científico que recibe el árbol del cacao. Theo significa Dios, Broma Alimento. El cacao es tan especial que es el alimento de los DIOSES.

Antes de la conquista española en Mesoamerica, el cacao fue utilizado como moneda de cambio debido a que era considerado uno de los alimentos de mayor valor. Los Aztecas le atribuían múltiples virtudes por que les daba fuerza, calmaba el hambre y la sed, les proporcionaba sabiduría y curaba las enfermedades. El cacao siempre ha tenido una connotación divina inexplicable. Para los Mayas, el cacao simbolizaba longevidad, supremacía y fuerza. Era un alimento muy especial que solo podían consumir nobles y reyes.

Cuando Hernan Cortes llegó a México en 1519, Moctezuma, uno de los más importantes gobernantes del imperio Azteca, le entrego sus tesoros, y dentro de esos grandes tesoros le entregó el cacao como uno de los más preciados. En 1524 Cortes, consciente del valor del cacao entre los aztecas, manda el primer cargamento de cacao a Europa, llegando este a las cortes españolas y francesas. El cacao era de uso exclusivo de reyes, nobles y monjes. Es así como surge la historia del chocolate en Europa.

Toda esta connotación divina cambio a mediados del siglo XIX, cuando el holandés Conrad Van Houten inventa una maquina hidráulica con la cual consigue prensar los granos molidos de cacao y separar la manteca de cacao, obteniendo un nuevo producto, el polvo del cacao. A finales del siglo XIX con la invención de la leche en polvo en Suiza, se comenzó a fabricar chocolate con leche gracias al señor Henry Nestlé quien lo popularizo a nivel mundial, haciendo barras de chocolate con leche, asequibles para todas las personas.

El origen del cacao genera muchas especulaciones y debates, pero la conclusión de algunos genetistas e investigadores es que el origen del cacao es la cuenca del rio Amazonas y Orinoco. Luego este fue extendiéndose poco a poco hasta llegar al sureste de México.

Log in

Lök Premium Products